Por decirlo de un modo elegante

Por decirlo de un modo elegante

Posted by

Por Zambayonny

Cuando se pierde un partido de fútbol este deporte pasa a ser un juego estúpido y aburrido donde 22 mercenarios desapasionados y sin el más mínimo amor por los colores que defienden corren detrás de un pedazo de cuero blanco que rebota arbitrariamente y que es pateado salvajemente con la intención de hacerlo pasar a través de una figura rectangular conformada por tres pedazos de madera y el suelo.

Cuando se pierde un partido de fútbol todos los resultados están arreglados y los campeones son elegidos previamente en reuniones oscuras por pocas personas que representan los intereses de los clubes más importantes y que se van alternando la coronación de sus equipos para que el negocio no decaiga. Y dicen que cobran guita de la mafia de las apuestas.

Cuando se pierde un partido de fútbol nuestros jugadores son una manga de muertos que caminan la cancha sin identidad, que no ponen la pata firme y que se borran en las difíciles. Además les da igual ganar o perder porque ya son millonarios. Y se dice que son coimeros.

Cuando se pierde un partido de fútbol nuestro arquero es un grandulón que no sale ni para hacer los mandados, que no conoce el área grande, que no corta un centro desde las inferiores, que no le grita a la defensa y que no te salva nunca. Y se dice que es falopero.

Cuando se pierde un partido de fútbol todos los árbitros y los jueces de línea están comprados y son el instrumento de los poderosos para incidir en el tanteador final. Cada fallo se corresponde a una negociación económica y corrupta. Además dirigen de lejos. Y se dice que los cagan sus mujeres cuando se van de viaje.

Cuando se pierde un partido de fútbol nuestro director técnico no sabe absolutamente nada acerca de este juego, es un tipo timorato y conservador que armó un pésimo plantel con jugadores amigos de él. No trabaja la pelota parada, no tiene una línea de juego definida, elige siempre mal a sus titulares y hace tarde los cambios. Además no domina el vestuario. Y se dice que chupa.

Cuando se pierde un partido de fútbol los dirigentes de nuestro club son unos ineptos que ganaron fraudulentamente las elecciones llevando a votar a gente que no era socia. Además se robaron toda la guita de la televisión, de las ventas de jugadores, de los sponsors y se preocupan más por otras actividades sociales y deportivas que no le interesan a nadie como el vóley, el handball, la taquigrafía, el patín artístico, la natación y las clases de parto en lugar de enfocarse en el fútbol que es por lo cual nuestra institución se hizo conocida y que por otra parte es lo único que deja dinero. Además el presidente es hincha de otro club. Y se dice que es habitué de los puteros.

Cuando se pierde un partido de fútbol nuestra hinchada no canta, no alienta, no llena la cancha, no compone canciones nuevas, ni dan vueltas las banderas porque están ahí solamente por el negocio de los trapitos, la reventa de entradas, el alquiler de plateas, los puestos de comida y las clases de inglés a domicilio. Tienen menos huevos que las demás hinchadas y por eso corren en todas las canchas y somos el hazmerreír en las peluquerías. Y se dice que trafican animales exóticos.

Cuando se pierde un partido de fútbol el preparador físico es un chanta que no hace entrenar a los jugadores en doble o triple turno seis o siete veces por semana y entonces se cansan siempre a la mitad del segundo tiempo y ahí nos embocan. Parece que además no tiene título de Profesor de educación física. Y se dice que se hace atender por travestis cuando está deprimido.

Cuando se pierde un partido de fútbol somos un club chico sin peso en la AFA, en la FIFA, en la ONU y en la Organización Mundial de la Salud. Nos hacen jugar cualquier día y en el peor horario, nos tiran al bombo, nos perjudican en los sorteos, nos ponen siempre a los peores árbitros, nos suspenden jugadores por muchas fechas en el Tribunal de Faltas y nos adulteran el antidoping. Y se dice que somos de la B.

Cuando se pierde un partido de fútbol el periodismo nos da con un caño, el diario nos hace la crónica en policiales, la televisión nos manda cámaras analógicas y nos pasan por canales que no están en la grilla, las radios nos transmiten en onda corta y los comentaristas se burlan de nosotros. Además los relatores no saben ni los nombres de nuestros jugadores. Y se dice que son timberos mal.

Cuando se pierde un partido de fútbol la oficina queda más lejos, el sueldo no alcanza, el tránsito es un martirio insufrible, la chica de la fotocopiadora envejeció de golpe, el idiota de tesorería nos carga y no lo podemos matar por las leyes vigentes, la noche arranca al mediodía con su almuerzo desabrido y vegano a la fuerza, el amor es una canción de Luis Miguel en loop infinito, el viernes está más lejos que las vacaciones, el jefe es más hijo de puta que nunca, nos entró un troyano por pajeros, la impresora anda peor, la espalda duele como si lleváramos colgada una mochila con ladrillos y nos cruzamos a cada rato con la repetición de los goles que nos hicieron. Y se dice que estamos más gordos.

Sin embargo cuando ganamos un partido de fútbol… nos chupan todos bien la pija.

Texto publicado en www.niapalos.org
Ilustración: Daniel Caporaletti

2 Comments

  1. daniel says:

    mira…. soy simpatizante del pincha porque soy del barrio donde creci. Caseros………… y vivo aun en el partido de tres de febrero………………… pero soy hincha .. mas de otro equipo uno en parque patricios……….. ambos equipos para mi me hacen sufrir cada uno con su debacle y logros y casi logros…………..pero no pude menos estallar en la carcajada al leer el final porque ES ASI………..ES LA MAS PURA VERDAD…………………………..me alegraste el dia…….que lo tengo bastante alicaido..

  2. es muy bueno. jajjajab

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*